La importancia y el cuidado de los acuíferos en el Ecuador.

Durante el año 2010, en Ecuador, el porcentaje de la cobertura del abastecimiento de agua (conexiones domésticas) era de 96% en las zonas urbanas y 74% en las rurales, mientras que el acceso a un sistema adecuado de saneamiento era de 96% en zonas urbanas y 84% en zonas rurales (Programa de Monitoreo Conjunto OMS/UNICEF para agua potable y saneamiento (Joint Monitoring Program for Water and Sanitation/2010)).

La cobertura de los servicios de agua y saneamiento tiende a ser menor en la Costa y en el Oriente, que en la Sierra. Además, la cobertura del abastecimiento de agua muestra amplias variaciones según el ingreso, alcanzando aproximadamente el 90% en los primeros tres deciles de ingreso en las zonas urbanas, comparados con niveles de sólo un 60% en los últimos tres deciles de ingreso (“Desigualdades en el acceso, uso y gasto con el agua potable en América Latina y el Caribe”, Ecuador, Serie de Informes Técnicos No. 5, Organización Panamericana de la Salud, Washington DC, febrero de 2001).

Durante el Gobierno del Ec. Rafael Correa, la Subsecretaría de Agua Potable, Saneamiento y Residuos Sólidos (SAPSyRS) del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (MIDUVI) está legalmente investida con la facultad de establecer políticas sectoriales.  Hoy en día, Ecuador cuenta con una Política Nacional de Agua y Saneamiento, aunque se ha preparado un anteproyecto para esta Ley, éste aún no ha sido tramitado ante la Asamblea.

En Ecuador, 219 municipalidades del país son las responsables de la entrega de los servicios en los cascos urbanos municipales, ya sea directamente o a través de empresas municipales autónomas. En el año 2001, en Guayaquil se ha delegado el servicio a la empresa privada Interagua, a través de una concesión. La empresa prestadora municipal ECAPAG se convirtió al mismo tiempo en ente regulador de la empresa privada.(1)

En áreas rurales, más de 5,000 Juntas Administradoras de Agua Potable, prestan los servicios.

Uno de los principales problemas que manejan, tanto Municipalidades como Juntas Administrados de Agua Potable, es el cuidado de los mantos acuíferos que se encuentran diseminados a lo largo y ancho de todo el territorio nacional.  Un ejemplo de los mismos son los que se encuentran en zonas densamente pobladas: Cayambe, Tabacundo (cerca del Valle de los Chillos y Tumbaco) y Quito, localizados en la Región de Los Andes.

Los acuíferos, se originan principalmente a partir de la infiltración de agua proveniente de lluvias, ríos, lagos, glaciares y, a niveles profundos, de océanos. Las aguas subterráneas pueden generarse también por actividad volcánica, que despide humedad en el interior de la tierra; o por medio de las aguas fósiles, estas aguas quedaron atrapadas en etapas geológicas anteriores entre capas de rocas sedimentarias flexionadas.

Las aguas de los acuíferos son muchas veces más aptas para el consumo humano que las que se encuentran en la superficie, sin embargo, existen hoy en día, muchas actividades antrópicas que apresuran su contaminación y que la hacen cada vez más latente: vertidos de residuos urbanos o industriales, como consecuencia de una inadecuada ubicación de éstos; infiltraciones de aguas residuales, fertilizantes y pesticidas provenientes de las aguas de los riegos; vertidos realizados por actividades ganaderas; actividades turísticas; productos químicos (metales, disolventes, pesticidas, herbicidas, productos industriales, detergentes, aceites y combustibles,) vertidos en la superficie sin ningún control; desarrollo de gran cantidad de microorganismos patógenos (bacterias, virus, protozoos) contaminan también el agua; un exceso de materiales biodegradables y sus composiciones.

Lo más complicado es poder reaccionar a tiempo sobre estos tipos de contaminaciones sobre los acuíferos ya que son difíciles de detectar, esta contaminación no es visible, y el poder de autodepuración de un acuífero es reducida al no haber oxígeno.

Una de las principales herramientas para el cuidado de los mismos es la Educación, la cual servirá para la preservación del agua subterránea a partir de cada municipio o junta parroquial, de esta forma se reconocería de inmediato los impactos antrópicos y sus problemas buscando desde luego las soluciones específicas en cada caso.

Esta clase de mediciones generan un estudio, diagnóstico y la remediación, una corrección con reducción de contaminaciones, contribuyendo a la preservación del medio ambiente y recurso hídrico en particular.

La gestión y aplicación de la hidrogeología e hidrogeología ambiental permiten inmediatamente conocer los cambios en cualquier escenario natural y/o antrópico, aplicando medidas que protejan el subsuelo y un mejor manejo de la demanda de agua y las propiedades hidráulicas del acuífero como su índice de productividad, el volumen de cuenca contenedora del recurso, sus límites naturales, la secuencia estratigráfica y las calidades físico químicas del agua a explotar y consumir.

La hidrogeología ambiental (características y comportamiento del agua subterránea y su relación con el ambiente) utiliza herramientas que permiten medir y acotar valores para contener y/o eliminar impactos negativos, necesarios para tratar de encaminarse hacia un estado de equilibrio con la naturaleza.

Los elementos básicos a usar, tanto de instrumental como de acciones para reconocer el comportamiento de los acuíferos que deben realizarse a fin de una explotación del recurso subterráneo presente y para proteger su futuro deben ser:

a) Medir el caudal del pozo por aforo con un volumen conocido previamente (receptáculo) y cronómetro para medir el tiempo.

b) Utilizar una sonda freatimétrica (graduada en milímetros), para medir los descensos y/o variaciones de los niveles estáticos y dinámicos, dentro del sondeo. Cuando el pozo está en reposo (nivel estático) o en ensayo de bombeo. Con ello se puede conocer el almacenamiento del pozo(S) y saber si el acuífero se trata de tipo libre, semiconfinado ó confinado. Si se presenta un pozo cercano (ó perforarlo) al que se está bombeando se pueden medir descensos de este pozo denominado de observación y reconocer luego por cálculo valores de la transmisividad (T) y almacenamiento(S).

c) Trabajar con tecnología que calcule la “T” y el “S”. También se debería usar modelos sencillos bidimensionales, los cuales permiten tener más que un modelo conceptual, reconociendo la evolución y desarrollo del acuífero en la cuenca. Sus recargas naturales o artificiales y las descargas artificiales por bombeo de perforaciones.

d) Además de equipos portátiles para medir la conductividad: Este equipo sirve para reconocer la calidad del agua a valores cercanos o no del residuo total de sales del agua del pozo. El  conductivímetro mide el rango de la salinidad del agua, sirve para acuíferos que se encuentran en zonas costeras, o también indica si este acuífero está o no cerca del límite de la concentración salina de un agua para su consumo.

                                                                                                                                                         COASTMAN ECUADOR

2 Comentarios

  1. karen nohemi
    23 diciembre, 2013, 17:47

    preginta x q es importante no q me digan q paso en el 2010 osea no me estan diciendo nd chichi

    • Isabel
      18 marzo, 2014, 12:05

      Saludos cordiales. Con las debidas disculpas, la tecnología no nos ha permitido ver tu pregunta, en este mes del Agua, saldrá un artículo nuevo, entregándote respuestas sobre tu comentario. Muchas gracias por interactuar con nosotros. Espera el artículo el 22 de Marzo, Día del Agua a nivel mundial.

Dejar una respuesta